Política

* <25/04/2017>

* <02/10/2016>

Polarización: SÍ / NO

Paz SÍ, pero NO así!!!

Por dignidad, por justicia social, porque nos modificaron las reglas de juego en este proceso, porque nos cambiaron el referendo por un plebiscito;  por los colombianos que trabajamos para construir este bello país que varios gobiernos corruptos y los narcoterroristas de las FARC nos han destruido, por esto y mucho más, hoy votaré… NO.

* <25/06/2016>

Paz?  claro que sí!  pero sin impunidad!!!

Una paz a cualquier precio será verdadera? Considero utópico hablar de paz en un país con taanta injustia social… un país donde la educación y la salud pública dependen del impuesto por la venta de licores y cigarrillos…  un país donde reina la corrupción!  ;(

* <19/06/2016>

Ausentismo de los congresistas

* <22/02/2016>

Almendras amargas…

Y… el de la foto era el jefe de Palomino!!!

* <05/10/2015>

Nuestra política: un ejercicio de arrinconamiento

En ‘horror’ a la verdad, considero inadmisible un acuerdo de paz mediado y orquestado por los paises que han patrocinado y hospedado durante décadas a los narcoguerrilleros de Colombia, como tampoco me parece aceptable que esta paz con impunidad, y con justicia de papel, sea avalada hoy por una de las naciones que más ha exportado la guerra y violado derechos humanos en el mundo: USA.

Y, después de ‘la paz’… qué?  Desafortunadamente, y muy de acuerdo con Claudia Dangond, “sin distinguir si la paz se hace firmando armisticios, rendiciones, acuerdos o victorias, el restablecimiento del orden y la organización política, social y económica implica una etapa de posconflicto en la que se cometen los más bárbaros desafueros, abusos y actos revanchistas y vengativos que dejan cicatrices imposibles de borrar.  Hechos como los ataques terroristas a los Estados Unidos el 11 de septiembre, o la violencia desatada en Egipto, en Afganistán y Pakistán, o el conflicto a propósito de la situación de Ucrania, están cargados de violencias que surgen de no haber cerrado procesos anteriores de manera adecuada. Pero no puede ser una paz a cualquier precio porque ella no será verdadera. Una paz pactada, precisamente por serlo, puede y debe dejar escenarios adecuados para garantizar a unos y a otros que los acuerdos son equilibrados, equitativos e intrínsecamente justos. Debe tenerse la certeza de que los acuerdos a los que se llegue no benefician a ninguna de las partes más que a la otra; que no se trata de guiños o concesiones que se otorgan como un premio o sobre la base de intereses revanchistas, egoístas y persecutores.  Una paz con posibilidades será aquella que prometa y aplique justicia respetando todas las garantías y valores que desde la normativa superior rodean la impartición de justicia. Por muy especial que sea una jurisdicción, con la excusa de que se trata de superar el conflicto, la aplicación de la justicia no puede entenderse como una burla a los estándares nacionales e internacionales”.

* <13/09/2015>

Corrupción… pierna arriba!!!

A medida que crece la incredulidad en nuestro país por este lento, desgastado e incierto “proceso de paz”, y la preocupación por los grandes problemas en los sectores de salud, justicia, educación y empleo, también Colombia y su gobierno están perdiendo terreno en el campo de la discusión internacional del respeto a los derechos humanos de los colombianos en la frontera con Venezuela. Mientras tanto, el show político con las FARC debe continuar en Cuba, y nuestro presidente seguirá soñando con su anhelado ‘premio nobel de la paz’, pero en el fondo, él sabe que no todo el país traga entero.

* <18/04/2015>

* <22/11/2014>

Y la salud también, que además está en cuidados intensivos… ¿y la justicia? es un sistema corrupto de ‘lesa impunidad’. Pero, hoy todo se disfraza con el ‘proceso de paz’. El circo de los diálogos de paz en Cuba es irreversible y ningún santo político se atreverá a cerrar el show para siempre.  Por estos días, me causa asco e indignación que los congresistas exijan a un militar comparecer en el Senado estando secuestrado por los narcoguerrilleros. Antes que militar, es un ser humano.  Ahh!! y el ilustre Fiscal General, un mal paisano, calificó este secuestro como una simple ‘retención indebida’. Desgraciados!!!

* <31/08/2014>

Rumbo al naufragio…

Y qué más se puede esperar de esta justicia tan injusta?

* <15/06/2014>

Un país con 47 millones de habitantes… ¿una democracia donde solo votan 15 millones de colombianos???   5mentarios…

* <18/05/2014>

Siempre votamos por los mismos…

Tristemente, esta ha sido otra de las campañas políticas más sucias de la historia colombiana; sin propuestas serias, sin ideas de país, sin debates inteligentes. Todo un carrusel de insultos, mentiras, escándalos… corrupción. Aunque, “no todos los políticos son iguales, solo que siempre votamos por los mismos”.

El próximo 25 de mayo asistiré nuevamente como jurado electoral y, por primera vez, votaré por el color blanco. Estoy decidido a perder con dignidad!

* <10/03/2014>

Un Congreso renovado?

Bah!! no se puede construir un Congreso ni un país diferente con ciudadanos tan indiferentes. Ayer viví nuevamente como jurado un proceso electoral más en mi Colombia querida. Sí, y también deposité mi voto, un voto de opinión, serio, informado; un voto por ideas… no por un color político. Desde mi mesa de votación, una vez más pude observar la manipulación consciente e inteligente de las masas populares, el despilfarro del presupuesto nacional en montones de tarjetones no utilizados, en una jornada donde hubo, como casi siempre, una abstención alta, representada, según los informes de la Registraduría, en el 56.42% del censo, es decir, que el 43.58% corresponde a los que votaron. Esto demuestra, período tras período, el poco interés que tienen los electores por participar en las contiendas electorales, fundamentados, quizás, en la ilegitimidad que demuestran los congresistas, con sus acciones y omisiones, con la recurrente compra-venta, fraude y traslado de votos, la falta de propuestas significativas frente a los problemas sociales, la corrupción política en tantos niveles y escenarios. Pero, el asunto es que la abstención no gana ninguna curul. Se esperaba mucho del voto en blanco que, como sucede en cada elección, fue más expectativa que realidad. Tan solo el 5.21% de los sufragantes eligieron esta opción, cuando se esperaba que aproximadamente el 30% lo hiciera. Estos ‘votos sin color’ perjudicaron más a los partidos minoritarios, que tienen su caudal en el voto de opinión, que a los grandes partidos que tienen cimentada su elección en grandes maquinarias.

Además, de los 131 candidatos que estaban cuestionados e investigados por tener, presuntamente, nexos o vínculos con estructuras ilegales, fueron elegidos 69 para el próximo período, perpetuando la corrupción en el llamado ‘recinto de la democracia’. Y, finalmente, la mayoría de los ganadores resultaron ser los mismos de siempre: ‘delfines’, ‘dinosaurios’ y caciques de la politiquería y el clientelismo en varias de nuestras regiones.

Definitivamente, esa es nuestra triste realidad política. Salvo casos de rebeldía colectiva, como el precedente que dejaron los habitantes de la isla de Tierra Bomba, lo más común es el conformismo, apatía e indiferencia de la población. Se puede afirmar que en Colombia, el 64% espera cómodamente en su casa la solución a los problemas; el 17% vota mal (nulo/blanco/no marcado)… pero el 100% se queja de todos. El entorno se ve oscuro, sin embargo, debemos seguir tratando de iluminar nuestra parte.

* <07/03/2014>

Por qué ponerle color al voto?

* <23/02/2014>

Próximas elecciones: ¿por cuáles promentiras votar?

* <19/01/2014>

Sigue la lluvia de escándalos en nuestro país: Alud de tutelas en el debate jurídico por la destitución del alcalde de la capital, choque de locomotoras entre Fiscalía y Procuraduría, intervención de entes internacionales, visiones encontradas de expertos, MIRAdas excluyentes de un grupo religioso-político, negociantes de la fe, marchas para justificar lo injustificable, más millones de ‘mermelada’, la fuga de presos, los ‘diálogos de paz’ en La Habana y el mortal ataque de las FARC con motobomba a la población civil… y todo bajo el común denominador que muy bien describe Salud Hernández en su excelente columna de hoy -> Corruptos ‘forever’.

* <05/01/2014>

Está funcionando la nueva ley contra los conductores ebrios?

Quizás, sí… por ahora. Pero, ¿por qué el congreso colombiano se demoró taanto tiempo en aprobar una ley contra estos delincuentes al volante? Considero que aún es temprano para validar su impacto y NO me parece efectiva una norma que sólo implique sanciones económicas, pues, aunque castiga fuertemente a los conductores borrachos de estratos medio-bajos, difícilmente logra afectar el bolsillo de los irresponsables conductores de estratos altos (el propietario de una camioneta Audi, por ejemplo). Un probable riesgo es que los borrachos al volante (asesinos potenciales) sientan que pagando grandes sumas de dinero tienen derecho a romper las normas en la medida en que no tienen otro tipo de sanciones que los persuada. En Colombia, este tema no sólo puede tratarse de sanciones económicas, sino que también tiene que haber privación de la libertad y otro tipo de acciones administrativas que generen mayor impacto en las personas responsables de estos delitos.

* <04/01/2014>

Con pocas, muuy pocas excepciones, los políticos colombianos viven de la política y no para la política. Buscan y defienden descaradamente sus intereses personales y no los colectivos.

* <24/12/2013>

..

* <13/10/2013>

Aprovechando la euforia nacional por la Selección de Fútbol, y en medio del afán protagónico por buscar la reelección y su premio Nobel de la paz, nuestro ‘elocuente’ presidente firmó y expidió el decreto que entrega una prima especial de servicios a los congresistas de Colombia, por la ‘módica’ suma mensual de…

$7’898.445.

El nuevo sueldo de los campeones del ausentismo será de casi 25 millones. Un golazo del gobierno!

Sencillamente, otro gran descaro del señor Santos… qué vergüenza!!!

Y el ‘cartel de los jueces’,  el ‘caso Colmenares’, el 4×1000, los conductores borrachos con licencia para asesinar, …

La indignación se siente, sea como sea. Hasta cuándo seguiremos permitiendo que el Congreso nos ‘ex-prima‘?

Algunos de los ‘honorables congresistas’  han manifestado su intención de rechazar la prima  😉  je je je.  Claro, muy oportuno su noble gesto… en plena época pre-electoral. Qué farsa! cuando ya sabemos que han devengado calladitos durante muucho tiempo varias primas de esas. El Congreso no está a la altura de las expectativas de los colombianos.     Y entonces? acaso no somos nosotros mismos los culpables de elegir este tipo de personajes?

* <27/10/2012>

Es increíble cómo podemos sobrevivir en un país donde la salud es injusta y la justicia vive enferma…

* <10/10/2012>

 

* <20/08/2012>

1- El ladrón vulgar te roba:
El dinero, el reloj, la cadena, el carro y/o el celular.
2- El político te roba:
La salud, la vivienda, la educación, la pensión, la recreación, y /o el trabajo.

1.-El primer ladrón te elige …¡a ti!

2.- El segundo ladrón
¡LO ELIGES TÚ!

* <29/10/2011>

Halloween ELECTORAL?.

Mañana, por n-eeésima vez, estaré como jurado en una mesa de votación. Vuelve y juega su partido la ‘selección democracia’ en nuestro amado país.

Este año, la cita será en una particular fecha, quizás… pensando en los niños? o, tal vez, porque en muchas partes hay quienes ya están cantando: “♪Trueque y truco, halloween, quiero votos para mí…♪”

 En fin, nuevamente la historia nos invita a ser testigos de la mayor amenaza, la que siempre extiende un manto de duda a nuestro sistema político y democrático: la CORRUPCIÓN, que está desbordada, y más diagnosticada que un ‘cáncer’.

Sí, es innegable el ambiente de tensión que se vive en varias regiones. He leído unas declaraciones del Procurador General y la situación es más que preocupante por denuncias sobre delitos y faltas electorales: presunta entrega de estupefacientes a jóvenes a cambio de votar por un candidato en particular,  la distribución de billetes de 20 dólares a votantes, amenaza del retiro de ayudas del Estado, influencia de dineros ilícitos y grupos armados, fraude en inscripción de cédulas, ‘trasteo’ de votos, etc…

Ahh!! y los contratistas también siguen influyendo en las campañas políticas. En Colombia hay toda una amenaza que va desde los contratistas (ellos financian hoy para contratar mañana) hasta las organizaciones al margen de la ley.

Y… ¿cómo acabar con la corrupción política? pues, esa es una buena pregunta para “Quién quiere ser millonario”, pero lo que sí se puede responder fácilmente es que la corrupción no es un problema de un solo gobierno, y estoy de acuerdo con la opinión del procurador:  “es un problema de los resortes morales de la sociedad colombiana. No se puede politizar, no se puede decir simplemente que es producto del anterior gobierno, se tiene que ‘desuribizar’.  Hay que generar una nueva cultura. Es urgente y necesario que los ciudadanos votemos a conciencia, teniendo en cuenta que lo fundamental es designar a personas que ejerzan una investidura en orden al fortalecimiento del bien común“.

  Definitivamente, y en medio de esta explosión de candidatos, nuestra inmensa responsabilidad ciudadana es elegir con capacidad de criterio y sin dejarnos presionar. Nuestros departamentos y ciudades necesitan líderes verdaderos. La gobernación del Tolima y la alcaldía de Ibagué requieren personas idóneas, con formación académica y trayectoria profesional, de gran estatura moral, con sentido y compromiso social, capaces de visionar, de proyectar, de liderar una región económicamente productiva y viable, donde se logren metas para desarrollo y beneficio de todos.

A propósito de las elecciones de mañana, es muuy oportuna la siguiente línea de reflexión de Televida para nuestro país, para nuestra sociedad  in… disciplinada:  http://www.youtube.com/watch_popup?v=lzuLYV8PLhw&vq=medium

* <27/09/2011>

Para siempre:  un verdadero personaje de nuestra ‘zoociedad‘… un colombiano brillante  ->  Jaime Garzón

Su genial pensamiento y humor político

* <05/09/2011>

Dinero: el principal elector

Definitivamente, muchas de las leyes de nuestra querida Colombia,  país dueño de uno de los sistemas de justicia más injustos del planeta, no están comprometidas con la realidad.  Es inaceptable que reine tan campante la impunidad y que las frases más escuchadas sigan siendo:  “usted queda en libertad por vencimiento de términos”, “detención domiciliaria” ó “procesado como reo ausente”.  También es increible la “dosis personal”, y que muchas veces la condena para alguien que le tocó el trasero a una dama resulte igual o superior que la de quien mató a otro por robarle un celular; hemos conocido casos en que se castiga lo mismo a un vulgar ladrón que al violador y asesino de más de 50 niños. ¿Cómo se debe interpretar esta aplicación de justicia? Claro, en otro contexto, también se considera justo entregar regalías a municipios y departamentos donde se hallan grandes yacimientos de carbón, petróleo, oro u otros metales con el propósito de atender necesidades básicas de la población, como la salud, educación, vivienda, pero la verdad es otra, la realidad es que casi siempre esas necesidades no son satisfechas, porque los recursos quedan en manos de políticos deshonestos (parece redundante el adjetivo?), son mal administrados por alcaldes y gobernadores incompetentes o corruptos que gastaron millones y millones en su proceso electoral. ¿Cuánto puede costar una campaña de elecciones?

En una gran mayoría de casos (no son taantas las excepciones), el político nuestro de hoy es un simple cazador de votos guiado por el afán de poder, motivado por la búsqueda de sus mezquinos intereses personales. Por eso no resulta nada extraño verlos ir y venir, cambiar de partido político, ser oportunistas y acomodaticios. Su color político hoy puede ser azul, mañana rojo, amarillo… verde. Los partidos sólo les sirven de sombrilla, de paraguas a sus ambiciones; para ellos son como clubes que agrupan a los cazadores de votos, y cuando estos cazadores llegan a una Asamblea, al Concejo, al Congreso, a una Alcaldía o una Gobernación, tienen ya el compromiso firmado de otorgar puestos y compartir cuotas burocráticas.  Y entonces? pues ahí queda sembrada otra especie de ‘mina anti-persona’, una semilla de la CORRUPCIÓN, porque no pocas veces los cargos administrativos implican el manejo de cuantiosos recur$o$, los cuales despiertan el apetito, la tentación de apropiarse de ellos para beneficio propio y de los negocios de la familia.

La revista Credencial realizó una interesante encuesta y en su más reciente edición divulgó los resultados del campeonato de escándalos con la siguiente ‘tabla de posiciones’:

1. Carrusel de contratación de Bogotá
2. Desfalco en la administración de impuestos
3. Robos en la salud pública
4. Agro Ingreso Seguro
5. Parapolítica y congresistas

Sí, la gran verdad es que el dinero se convirtió en el principal elector y es de esta manera como cada día se corroe y desangra más el Estado colombiano, y es también de esta manera como fácilmente puede llegar a surgir un nuevo ‘líder’ que se haga elegir por el pueblo inconforme, con los malos resultados que ya conocemos en varios de los países vecinos. Este es otro de los grandes riesgos que tenemos en el panorama nacional, si no se dimensiona y depura pronto nuestra vida política. Porque nunca será suficiente la buena intención de diseñar justas y bonitas leyes, sino que se requiere garantizar la percepción real de que todas esas leyes que se escriben, también se cumplen… también se viven.

* <25/03/2011> Clase política colombiana: de rodillas?

En las entrañas del monstruo

PORTADA SEMANA dialogó con un hombre que conoce como pocos el bajo mundo de la contratación. Revela los trucos y las trampas que han permitido el saqueo del Estado.

Sábado 5 Marzo 2011

Yo a usted le voy a contar lo que he visto y he vivido en veinte años en el mundo de la contratación. Y la primera cosa que quiero que le quede clara es que hoy hay dos clases de contratistas: los corruptos buenos y los corruptos malos. Los corruptos malos son los que se meten a contratar las obras para hacer lavado de activos y las terminan. Y los corruptos buenos son los que tratan de ser honrados, pero necesitan el anticipo que les dan para hacer empresa. Algo parecido al caso de los Nule. Al final se gastan el anticipo y no terminan la obra. Es decir, los malos, que son los que mueven plata del narcotráfico, son los buenos en el fondo.
¿Y puede una empresa decente ganar un contrato?

Si una empresa decente gana un contrato es porque no es negocio. No les interesa a los contratistas. Eso pasa en muy pocas ciudades.

¿Cómo empieza todo?

El origen de toda la corrupción está en la campaña electoral. Hay unos contratistas que dan plata a los candidatos y hay otros contratistas que dan plata y votos. Al final los contratistas terminan sometiendo al elegido. Es sencillo.

La corrupción llega a ser tan sofisticada que hay contratistas que tienen más votos que los congresistas. Un duro, por ejemplo, puede tener 150.000 votos. Son ellos los que saben del negocio y cultivan la clientela. Para ponérselo de otra manera, hoy en Colombia hay ciudades en las que pueden estar reunidos tres candidatos a la Alcaldía en algún evento y llega el contratista y los asistentes se amontonan es alrededor del contratista.

Ya casi ningún contratista se mete a elegir senador o representante, porque esa gente no ejecuta recursos directamente. Solo se financia a los que pueden tener cuotas en institutos descentralizados y que pueden mover contratación. Y esos son pocos.

No le voy a negar que resulta útil tener a congresistas en el bolsillo. Uno de los más sonados constructores de carreteras de este país tiene cuatro senadores. Le salen baratos. Eso es como pagar un valet parking para un contratista al que le pueden quedar libres 300.000 millones de pesos con el contrato de una megaobra.

(Entre paréntesis le digo que también hay negociantes que se meten a ser congresistas solo para montar un negocio que luego les dé plata. Como ocurrió con un representante a la Cámara que propuso la ley que obliga a la revisión anual de vehículos y montó decenas de talleres tecnomecánicos y se ha hecho rico).

De todas maneras, si me pide un cálculo, yo le puedo decir que el 60 por ciento de los senadores, de una u otra manera, hacen el ‘complete’ con los contratistas. Lo llaman a uno y le dicen: “Ya tengo 25.000 votos, consígame 10.000”. Conseguir los votos es fácil: se sostienen cien líderes con un ‘salario’ de 500.000 pesos mensuales durante tres meses. Los más caros son los de Vichada, pues toca traer a los indios a votar. El más barato, el de Bogotá.

Se hace de muchas maneras. Por ejemplo, pongo cien líderes para que lleven a su gente a votar por el candidato. O contrato gente del barrio como pregoneros para el día de elecciones: pongo 2.000 personas a 50.000 pesos cada una. Y lo primero que les digo es que voten, y ahí ya van 2.000 votos, y que a los amigos y a la familia que vean por el puesto también les pidan que voten por el candidato. Y ahí va sumando. Otra técnica que se aplica es el carrusel: cojo veinte líderes y los mando a votar con la instrucción de que se traigan el tarjetón en blanco. Salen, les pago y se marca el tarjetón afuera y se le entrega a otra gente para que entre y vote. Y a esos también se les dice que depositen el de ellos y me traigan el otro en blanco. Todo está cuadrado con un enlace en la mesa de votación.

Le suena el teléfono. Es un líder que lo llama desde cualquier pueblo de Colombia y por el altavoz se le escucha decir: “Ya está casi completo, jefe”. Se refiere a que ya tiene el número de votos que le puso de tarea para las elecciones de octubre.

Pero donde está el negocio es en la elección de los alcaldes y los gobernadores. Todos los contratistas tienen uno o dos gobernadores. Nosotros determinamos quién es el alcalde y ellos se arrodillan. El mejor encuestador es el contratista más rico. Es él el que sabe cómo está el mercado de los votos. Al final del día, todas las campañas superan en 300 o 500 por ciento los topes fijados por la ley.

¿Cuánto vale un alcalde?

El contratista es la mano amiga: da para recibir. Si yo le doy 100 millones al candidato, él me revierte como alcalde con un contrato de 1.000 millones. Y de ahí uno se puede quedar hasta con el 40 por ciento o más.

¿Cuánto vale un alcalde? Eso depende del presupuesto del municipio. Uno hace las cuentas. Si el municipio tiene 100.000 millones de pesos de presupuesto, se le restan 30.000 o 40.000 millones de pesos que se gastan en lo administrativo. Es decir, tiene para ejecutar 60.000 millones, el contratista solo le apuesta al 40 o 50 por ciento de esa suma, no más. Porque el resto el alcalde lo da por otro lado.

Por ejemplo, el presupuesto de Casanare es de 750.000 millones. Esa es la joya de la corona. Tiene más presupuesto que Medellín, que es una ciudad de casi tres millones de habitantes, y todo Casanare no son más de 300.000 personas. Con esa plata, la gente de Casanare podría vivir todo el año sin tener que trabajar. Allá hay que destruir para hacer, para poder gastarse toda esa plata.

Ponga atención a otro principio de este negocio: no hay contratista en pueblo pobre. Entonces el precio del alcalde es según el presupuesto del municipio. Hay municipios ricos, pero que hoy están pobres porque el anterior alcalde pidió vigencias futuras. Si el municipio está endeudado o tiene vigencias futuras, lo único que hago es darle una liguita al que va a ser alcalde.

Le vuelve a sonar el teléfono. Es un candidato a la alcaldía de una capital. Se le oye en el altavoz preguntarle por “el aporte”. “Yo le aviso cuándo”, le contesta este.

Si un alcalde pide 500.000 dólares, se le dosifican para la campaña. Al tipo se le somete. Hay que mantenerlo a pan y agua. No se le da todo de una. Y los contratistas están encima del candidato y uno les exige y les dice: “A ver, qué pasa que no lo veo trabajando puerta a puerta”.

Cuando el candidato es elegido, ya la contratación la tiene empeñada con el contratista. Ya después ganar los contratos es fácil. El alcalde pone al secretario a disposición de los contratistas. Muchas veces los pliegos de licitación los diseña el contratista en su misma casa. Y los diseña de tal forma que así venga la multinacional más berraca se lo gana. Un Perico de los palotes le puede ganar a Odebrecht. Basta con poner que se necesita que sea una fundación de la localidad y ya quedó descalificada la mejor empresa del mundo.

La contratación de una ciudad muy importante fue vendida antes de las elecciones. Eso se lo garantizo. El alcalde de esa ciudad se llevó la tula antes de ganar.

Hay contratos de contratos. Un contrato de un billón de pesos deja 300.000 millones. Pero esos son muy escasos. El bilingüismo, por ejemplo, también es, en su medida, rentable. Al chino se le da un CD, un libro, y queda el 80 u 85 por ciento para el contratista. Pero el sueño de todo contratista es aguas, porque la interventoría no puede abrir para ver el tubo. Ahora, el interventor suele ir amarrado al contrato, pero si no va, se lleva el 5 por ciento. Nadie o pocos quieren contratar en carreteras, porque los precios tienden a ser estándar. Por ejemplo, el contrato del túnel de La Línea: ¡averigüe cuántas veces estuvo desierto!

Del contrato que uno recibe, por ‘ley’, el 10 por ciento va para el alcalde. Hubo una época en que los contratistas fueron víctimas de los funcionarios públicos… los extorsionaban. Y los contratistas elevaron los costos de los votos y les dejaron claro a los políticos que si quieren ganar, se tienen que someter. Es que al contratista no le quedó alternativa.

Y después de esto se arma una red de conexiones. Entonces hay mafias dentro de los organismos de control articulados a los contratistas. Y uno llama al alcalde y le dice: “Tiene siete procesos en la Procuraduría y le vale tanto la vuelta”. Todo suma.

Ahora es más rentable ser corrupto que ser narcotraficante. Hay unos 50 combos de contratistas. Hay unos combos que son más ricos que los narcos. Hay otros que tienen contratos en todo el país, pero no se meten en los contratos grandes para no hacerse visibles. Ahora los contratistas arrodillaron a los políticos.


* <11/02/2011> El peluquero

Una cómica e interesante historia que llegó a mi correo:

Un día, un florista fue al peluquero a cortarse el pelo. Luego del corte, pidió la cuenta y el peluquero le contestó:
– No puedo aceptar dinero. Esta semana estoy haciendo un servicio comunitario. El florista quedó agradecido y dejó el negocio.
Cuando el peluquero fue a abrir el negocio, a la mañana siguiente, había una nota de agradecimiento y una docena de rosas en la puerta.

Luego entró un panadero para cortarse el pelo, y cuando fue a pagar, el peluquero respondió:

– No puedo aceptar dinero. Esta semana estoy haciendo un servicio comunitario. El panadero se puso contento y se fue.
A la mañana siguiente cuando el peluquero volvió, había una nota de agradecimiento y una docena de donas esperándolo en la puerta.

Más tarde, un profesor fue a cortarse el pelo y en el momento de pagar, el hombre otra vez respondió:

– No puedo aceptar dinero. Esta semana estoy haciendo un servicio comunitario.
El profesor con mucha alegría se fue.
A la mañana siguiente, cuando el peluquero abrió, había una nota de agradecimiento y una docena de diferentes libros, tales como: ‘ Cómo mejorar sus negocios’ y ‘Cómo volverse exitoso’

Entonces, un concejal, un diputado y un senador fueron a cortarse el pelo y cuando fueron a pagar, el peluquero nuevamente dijo:

– No puedo aceptar dinero. Esta semana estoy haciendo un servicio comunitario. El concejal, el diputado y el senador, contentos se alejaron.
Al día siguiente, cuando el peluquero fue a abrir el local, había una docena de concejales, diputados, senadores y toda su familia haciendo cola para cortarse el pelo gratis.

Esto, querido amigo, muestra la diferencia fundamental que existe actualmente entre los
ciudadanos comunes y los miembros del Honorable Congreso de la Nación.


Por favor, en las próximas elecciones (2011), vota con cuidado…

Atentamente,

(El Peluquero).


* <28/12/2010> Indecencia o corrupción?

La siguiente sí debería ser una de esas cadenas virtuales que no debe romperse, porque sólo nosotros podemos ponerle remedio a esta situación si nos atrevemos a tomar decisiones políticas… está en juego nuestro futuro y el de nuestros hijos.

INDECENTE,  es que el salario mínimo de un trabajador sea de $515.000/mes y el de un Congresista de $33.996.000, pudiendo llegar, con dietas y otras prebendas, a  $38.500.000 /mes.

INDECENTE, es que un profesor, un maestro, un catedrático de universidad o un cirujano de Salud Pública, ganen menos que el concejal de un municipio de tercera.

INDECENTE, es que los políticos se suban sus retribuciones en el porcentaje que les apetezca (siempre por unanimidad, por supuesto y, al inicio de la legislatura).

INDECENTE, es que un ciudadano tenga que cotizar 35 años y tener 62 para percibir una Pensión y a los diputados les baste  sólo con siete, y que los miembros del gobierno, para cobrar la pensión máxima, sólo necesiten  jurar el cargo.

INDECENTE, es que los Congresistas sean los únicos trabajadores (¿?) de este país  que están exentos de tributar un tercio de su sueldo.

INDECENTE, es colocar en la Administración a miles de “Asesores” y “Suplentes” (léase amigotes  con sueldos que ya desearían los técnicos más calificados.)

INDECENTE, es el  ingente dinero destinado a sostener a los partidos, aprobados  por los  mismos políticos que viven de ellos.

INDECENTE, es que a un político no se le exija superar una mínima prueba de  capacidad para  ejercer su cargo. (Ni cultural, ni intelectual.) Sólo basta estar en la Bancada Mayoritaria y patrocinado por dineros sucios!

INDECENTE, es el costo que representa para los ciudadanos sus viáticos, viajes  (siempre en primera clase), comidas, comunicaciones, guardaespaldas, escoltas  carros último modelo blindados, tarjetas de crédito etc. etc. y, se le niegue a la clase trabajadora un aumento digno en el Salario Mínimo.

INDECENTE No es que no se congelen el sueldo sus señorías, sino que no se lo  bajen y por el contrario se están inventando Proyectos de Ley, para aumentar sus pensiones y sus jugosas Prebendas.

INDECENTE, es que  sus señorías tengan seis meses de vacaciones al año.

INDECENTE, es que ministros,  secretarios de estado y altos cargos de la política,  cuando cesan, son los únicos ciudadanos de este país que pueden legalmente  percibir dos salarios del TESORO PÚBLICO.

INDECENTE, es que el dinero de las  REGALÍAS, que está destinado al desarrollo de las regiones y clases menos favorecidas, se quede en las manos  de  Gobernadores y Alcaldes corruptos y todos sus ‘cargaladrillos’ que tienen de secuaces.

Y que sea cual sea el color del gobierno, toooooodos los políticos se benefician  de este moderno “derecho de pernada” mientras no se cambien las leyes que los  regulan. ¿Y quiénes las cambiarán? ¿Ellos mismos?  😉

Pero, lo peor de todo…… es que seguimos votando por esos ‘personajes’!

* <06/12/2010> Reacción tardía?

 

 

Muchos miles de colombianos damnificados, pueblos literalmente inundados, la capital en alerta (aunque con calles fastuosamente “iluminadas para la Navidad”) es el reciente balance oficial de la peor temporada de lluvias en nuestro país durante las tres últimas décadas.

Y lo peor es que se pronostica sigan las precipitaciones hasta finales de diciembre, según el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales de Colombia (IDEAM).

Las lluvias torrenciales son consecuencia del fenómeno meteorológico denominado “La Niña” (enfriamiento de las aguas del océano Pacífico), y han dejado ya  millones de compatriotas afectados. Mientras tanto, hay millones de pesos para seguir adornando las calles de las principales ciudades, hay muchas reuniones para discutir los urgentísimos temas de la parapolítica, las “novedosas” chuzadas  y la corrupción en los contratos. Seguimos bajo uno de los sistemas de justicia más injustos de América. Bueno, afortunadamente, al menos se eligió en propiedad al Fiscal(a) de la Nación… por fiiin!!!

De acuerdo con la Cruz Roja Colombiana, las lluvias y el desbordamiento de varios rios han anegado pueblos enteros, devastado la ganadería, provocado deslizamientos fatales y emergencias en más de la mitad de los municipios del país y han destruido centenares de hectáreas de cultivos, desde hace ya un semestre. Una de las regiones más afectadas es la conocida como la “mojana sucreña”, en el costeño departamento de Sucre, donde todos sus habitantes viven en medio de una dramática inundación.

Sin embargo, el Gobierno Nacional sólo reaccionó decididamente cuando las inundaciones llegaron a Bogotá y sus alrededores, pero Colombia no es Bogotá.  Así es, nuestro gobierno se demoró demasiado para enfrentar un grave problema que viene sufriendo el país desde hace 6 meses, y entonces la pregunta es… por qué?

 

 * <09/08/2010>

  9’000000 de votos eligieron libremente un nuevo presidente, algo que no pueden hacer en varios paises latinoamericanos.

Ojalá muchas personas por fin aprendan a respetar el pensamiento politico de los demás. Esa es también una libertad que todos debemos defender y promover.

Gracias, presidente Uribe!. Gracias por sus políticas de estado contra el secuestro y su respaldo a las fuerzas militares. Muchos colombianos le dimos el mandato de luchar contra la sensación de impotencia, derrotismo e incredulidad que nos generaba la narcoFarc, y Usted nos cumplió!.

Tal vez nos faltó exigir más, quizás al final se descuidó un poco el compromiso de combatir la politiquería y la corrupción, quizás no avanzamos hacia el sueño de disminuirle algo del presupue$to a la guerra para inyectárselo a la salud y a la inversión social… quizás.

Lo que no se puede discutir es que “fue un presidente de 24 horas al día, 7 días a la semana, 365 días al año. Difícilmente se igualará su firmeza como gobernante, su capacidad expresiva  y extraordinaria habilidad para ponerse en contacto con la gente, y la sensación de inmediatez que proyectó su gobierno en todos los rincones del país”.  Ahora, ojalá vengan tiempos mejores para nuestra querida Colombia. La historia se escribirá.

Señor presidente Santos, DIOS bendiga sus decisiones.

Buen viento y buena mar!!!

* <08/08/2010>

* <07/08/2010>

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *